martes, 18 de abril de 2017

Mi peor pesadilla

Y ahí estaba el, en el suelo, rodeado de su propia sangre. Yo a su lado, las lagrimas me caían sin parar, no podía creer lo que había pasado, mi mayor pesadilla hecha realidad. Que iba a hacer ahora sin mi precioso hijo, sin el ser, que me hacía la persona más feliz del mundo. Era el día de su funeral, echaron arena hasta cubrir todo el ataud. Y ahí seguía yo, sola, desplomada en el suelo, a su lado, sin poder separarme de su tumba y sin parar de llorar. No podía imaginarme, la vida sin el. De repente desperté, con el corazón bombeando fuertemente mi pecho. Miré hacía un lado, para ver, que mi hija, seguía conmigo, pero entonces, recordé, que esa pesadilla, era la pura realidad, mi hijo había muerto.

Despierta -Sierra


Corría desesperada tras recibir una llamada que ni a mi peor enemigo desearía.
No me importaba que estuviese calada hasta los huesos gracias a la cantidad de agua descargada por las nubes, que extrañamente se parecían a la cantidad de lágrimas que resbalaban por mis mejillas.
No me importaba el hecho de no sentir ni manos ni piernas por el gélido frío y porque ya apenas llegaba oxígeno a mis pulmones.
Simplemente quería llegar y ver que todo lo anteriormente relatado por teléfono, fuera una vil mentira.

¿En qué momento pasó de ser el día más feliz de mi vida... al más miserable? 

Las puertas se abrieron para dar paso a las miradas inquisitivas de las personas que ahí se hallaban, pregunté en recepción por un ingreso de urgencia o un accidente de tráfico recién ocurrido del cual hayan dado aviso, dando nombre y apellidos.
Su mirada se llenó de pena tras mirar la información en su ordenador confirmando lo que me negaba a creer. Un fuerte ajetreo de una de las entradas cercanas captó toda mi atención, sobretodo las palabras que salían de uno de los hombres que portaban la camilla: Varón, 35 años, grave accidente automovilístico...

Y de nuevo hice a mis piernas correr como nunca, hasta poder llegar a la camilla al grito de  ''¡Papá no me dejes!'' mientras sentía que mi garganta se desgarraba junto a mi corazón. Agarré su mano como pude llenándola de besos, acaricié su magullada y pálida cara de la misma forma que él había hecho muchas veces conmigo... Papá no te puedes ir, no puedes dejarme sola...

Unos brazos comenzaron a agarrarme en un intento de separarme de él, pero no quería, no podía dejarle solo. Prometimos estar en los buenos y malos momentos. Prometimos estar ahí siempre el uno para el otro.
Antes de alcanzar su cometido la persona que ya casi me tenía en brazos, conseguí besar su fría mejilla robándole una sonrisa que pude ver en sus ojos. Te quiero brujita... consiguió articular y fue entonces que desapareció tras las puertas junto con mi esperanza.

Quizás lo peor no fue quedarme huérfana con tan solo 13 años, que tuviera que pasar mi adolescencia de casa en casa, que nunca llegara a saber que era tener una familia de verdad.

Lo peor es que al despertar y verme encima de su tumba, recordar que no fue una pesadilla sino el recuerdo de lo que un día fue la realidad, y que nunca volvería a ver aquella persona que me prometió conseguirme el mundo, y en tan poco tiempo, me dio el doble. 


Alicia Sierra Hernández.

sábado, 11 de marzo de 2017

Exposición de Voltaire

Hoy os voy a contar la exposición que tuve que hacer de Voltaire.

Voltaire (París 1694-1778), fue un escritor y filósofo francés que difundió el pensamiento ilustrado del siglo XVIII.
Voltaire fue instruido en París, en el colegio Jesuita Louis Le Grand. Al graduarse, comenzó a cursar Derecho, pero pronto abandonó estos estudios para dedicarse de lleno a la literatura. Sus primeros textos fueron piezas teatrales como su tragedia Edipo o su drama Marianne.
En 1717 fue encarcelado en la Bastilla por sus opiniones políticas, expresadas abiertamente en unos versos satíricos contra el duque de Orleans. A partir de este momento comienza a firmar sus textos con el seudónimo de Voltaire.
En 1726 es nuevamente encarcelado y ese mismo año se exila a Inglaterra, donde permanece tres años, en los que conoce y estudia en profundidad las nuevas ideas de la filosofía inglesa. A su regreso a Francia, Voltaire comenzó la difusión de estas nuevas ideas, que dejaron una honda impronta en su pensamiento filosófico y plítico, tal y como se observa en su "Cartas filosófica"
Todos los textos de Voltaire tiene en común su carácter reflexivo y su intención didáctica. La finalidad del autor no es la invención de tramas sorprendentes o de ficciones apasionantes, sino la presentación amena de temas de amplio alcance social, político y religioso.

Prefacio de Dorian Gray

 El Retrato de Dorian Gray, en él se hace una valoración de la literatura y el arte.
Luisa nos contó en clase que este prefacio es probablemente más importante que el libro en sí.
El artista de este prefacio es creador de belleza.
El prefacio finalizaba con una frase que es la siguiente: ''Todo tipo de arte es inútil''. Me resultó muy interesante esa forma de cerrar el prefacio, porque da mucho que pensar.
El arte, cuando es bien entendido, cuando es asimilado verdaderamente, se vuelve parte constitutiva de la misma persona. Decir entonces que ese arte sea inútil, es declarar la inutilidad de la propia persona, de su emoción, de su conmoción, de su experiencia. 

Puede ser que el arte sea inútil. Pero deberíamos estar dispuestos, entonces, a declarar también la absoluta inutilidad del ser humano. 

hacia una distinción entre la visión estética y la visión social
Algunas ideas de Oscar Wilde están relacionadas con una visión estética de la Historia, ya que da ideas sobre lo que es el arte y lo que no.  Según el autor de El Retrato de Dorian Gray, para valorar si  una obra literaria está bien escrita no hay que preocuparse de la moralidad de la obra, de si los temas que tratan son moralmente válidos o en cambio son inaceptables. Eso es totalmente prescindible, lo único que importa es la belleza de la obra y de la forma. 
La idea que tiene Wilde sobre la belleza está exenta de toda moralidad. “No hay libros morales o inmorales. Sólo hay libros bien o mal escritos, nada más”. La belleza no entiende de moral o utilitarismo, sólo existe para ser reconocida por lo que es, y sólo los “cultivados” son los que tienen esta capacidad.
En cambio, la poesía social tiene una vista completamente diferente de las obras escritas. Si una novela desde el punto de vista moral es inaceptable, esta obra es inaceptable. Esta sería la posición totalmente contraria a la de Oscar Wilde, la posición social. 

Romanticismo

Hace unos días en clase descubrimos que muchos de nosotros no situábamos muy bien las obras que estábamos tratando en clase, que no sabíamos que pertenecían al periodo de el Romanticismo, así que Luisa propuso que hiciésemos una entrada hablando de este periodo, y es lo que yo vengo a hacer hoy.

Espero que esta información os resulte interesante y así entendamos mejor cuál es el periodo que estamos tratando en clase.


El Romanticismo surge en la primera mitad del siglo XIX, podemos distinguir dos contextos históricos: el europeo, en el que nos encontrábamos en medio de grandes cambios sociales, económicos y políticos debido a la Revolución Industrial y a la Revolución francesa. En España había tensión entre tradición y modernidad por la Guerra de la Independencia, la Guerra Carlista e inicio de la Revolución Liberal. Saliendo ya del contexto histórico, en el Romanticismo valoran la libertad y piensan que lo rige todo y fruto de esto, surge la renovación métrica de esta época, en la que se utilizan las estrofas existentes y se prueba con nuevas. Los poetas románticos dan gran importancia a los sentimientos, rechazando el dominio de la razón impuesto con anterioridad. El paisaje es un reflejo del alma del poeta.  El amor es el tema dominante en este periodo, el tema del que tratan la mayoría de obras, aunque también se tratan temas como la pasión, la soledad del individuo o la muerte. 

Esta pequeña introducción a la Literatura del Romanticismo a mí, al menos, me ha aclarado mucho sobre este periodo.

Frankestein

Frankestein

Uno de los días de esta semana leímos un fragmento de Frankestein, escrito por Mary Shelley. Este libro trata de la historia de Victor Frankestein, un científico que crea a un monstruo y huye ante su creación. Lo más extendido es considerar que 'Frankestein' es el nombre del monstruo pero esto no es así. Esta historia trata temas tales como la moral científica o la creación y destrucción de la vida.
Se realiza una relación con la soledad y la marginación en esta obra. Nos muestra como de cruel puede llegar a ser la gente con una persona únicamente por su apariencia física, llegando incluso a las agresiones y a la marginación, sin saber ni siquiera su nombre. Este monstruo es totalmente excluido y maltratado, le llega a dar miedo cruzarse con alguien por las críticas que fuese a recibir.
Pero este tema nos lleva a plantearnos otra cuestión, ¿es la inseguridad algo natural o concebido por la sociedad? Ante esta pregunta yo no tengo ninguna duda al responder que la inseguridad, la baja autoestima no es creada por otros más que por los demás. Nosotros nacemos con una buena concepción de nosotros mismos, esto viene dado por el mero instinto de supervivencia. Pero al sentirnos rechazados y maltratados por el resto de la gente es cuando comenzamos a plantearnos si de verdad tenemos algún problema, y aparecen las inseguridades y los problemas.

Ya en el 1818 cuando se escribió esta obra existían estos prejuicios de la gente. cosa que va incrementándose según va pasando el tiempo. ¿No deberíamos pararlo?

¿Buenos o malos por naturaleza?

¿Somos buenos o malos por naturaleza? 

Son muchas las teorías que sostienen que el ser humano es malo por naturaleza. Fue Hobbes el que advirtió que en el estado de naturaleza el hombre no es pacífico, sino más bien “un lobo para el hombre”. Por tanto, se une en sociedad con el único interés de sobrevivir. Kant, por el contrario, argumentaba que es la razón práctica la que obliga al hombre a renunciar a ese estado de guerra y a buscar la paz en sociedad.

Jean Jacques Rousseau (1712-1778) propuso la hipótesis del buen salvaje. La idea de Rousseau era la siguiente: la cultura y la vida social era la que corrompe la naturaleza humana, ya que para éste filósofo los seres humanos nacen buenos.
He de decir que no estoy de acuerdo con ninguna de las posturas expuestas anteriormente. 
En mi opinión, el ser humano es ingenuo e ignorante, desconoce lo que hay a su alrededor. Es una persona inofensiva que se guía por lo que dicta la sociedad. No puede ser ni bueno ni malo por naturaleza, se encuentra en un estado intermedio. Éste cambia cuando crecemos y conocemos el mundo que nos rodea. Me gustaría relacionar esta "tesis" con la obra Frankenstein.

Frankenstein es un "monstruo" inocente e indefenso que se encuentra inmerso en un mundo desconcertante, al menos para él. En un principio no sabe dónde está ni lo que hace (estado intermedio) pero más tarde, al ver que le tratan mal, ese estado intermedio deja paso a la maldad.